27 nov. 2009

¿De qué color ves tú el caballo blanco de Santiago?


Hay días que comienzan del revés. Uno se duerme, como siempre, deja pendiente todo e incluso se olvida algo en casa que lleva en la cabeza desde que se despierta. Muchas veces me comentan que gracias a que tengo el cuello nunca me dejo la cabeza, tengo suerte de ello, si señor.

Tras pensar que el día va a ser grande y que voy a respirar y mostrar mi mejor sonrisa, me dispongo a quitar la capa de hielo que ya tenia mi coche y dormido y sin lentillas me voy para el curro.

Niebla, lluvia, neumáticos motrices con un alto desgaste, el camino ya no es tan seguro. Se complica la sencillez del despertar, más concentración y precaución.

Tras un desencuentro típico de profesor-alumno de colegio de preescolar, mí día se nubla. Respirar fue necesario, morderme la lengua con ganas también, pero sabía que el día tenía que funcionar.

La falta de atención a los ruegos por compartir ilusiones se hacían esperar, y eso poco a poco me iban comiendo los nervios. Entre todo esto leí el horóscopo, como todos los días, con el fin de encontrar una luz que me guíe en esos momentos oscuros.

Leo el mio, y pienso la tontería tan grande que ponía... nada hoy se habrían equivocado... Puede pasar, incluso Cristiano ayer no hizo nada en el patético partido del Bernabeu, y no pasa nada. Acto seguido leí el 2º horóscopo que acostumbro a leer desde hace unos 11 meses (no me preguntéis por qué, ni tampoco es necesario el signo, a buen entendedor sobran palabras...) y bueno era más positivo, pero no tenía tampoco pinta de casar en un día como hoy.

No conforme con eso decido leer el 3º signo que sigo con atención desde un tiempo acá, y bueno ahí estaba. Era posible pero tampoco era relevante.

Las horas pasaron, la tarde hizo que un viaje de aquí a Japón en bici pareciese rápido y tras escapar de mis obligaciones todo empezó a cambiar. Poco a poco los horóscopos que había leído iban casando.

Ahora al final del día, y tras comprobarlos de nuevo, me doy cuenta que la realidad ha sido idéntica a lo predicho por mi horoscopista favorita. Increíble.

Y yo me pregunto ahora una cosa, si estas videntes lectoras de los astros más galácticos y espirituales son capaces de acertar ¿por que no amplían el negocio y anuncian a la par el tiempo y así las cadenas se ahorran el meteosat y un puesto de trabajo?

Estoy seguro de que funcionaría, ya que por otro lado no era muy difícil saber que hoy llovería y que las temperaturas iban a bajar hasta las mínimas de 1 y 2º en la meseta...

Me alegra la lluvia, me alegra rascar el cristal por las mañanas, me alegra el sonido del chocar tus ojos contra los míos al igual que la lluvia al rozar tu sombra, solo me queda por saber si todos los ojos ven las cosas del mismo color o ese marrón no tiene nada que ver con lo verde de mi florecer.

5 comentarios:

Tim Parkman dijo...

Pues el color que si que me define en dias como estos, y otros tantos, es el gris. No por nada si no porque está entre el negro y el blanco. Segun se mire.
Por cierto. No dejeis de visitar esto por favor. Va a ser la bomba:

http://haarplanovela.blogspot.com/

JITOX dijo...

Colores inexperados en mundos grises.

Pero lo mas importante y que mas me hace pensar no es eso, si no mas bien si todos los ojos sean del color que sean ven los colores del mundo del mismo tono.

Pueden ver unos ojos verdes el mismo rojo que unos marrones o azules?

esa es la cuestion...

Victoria dijo...

sisisisi

Nur dijo...

Depende de la imaginación y de la intensidad de la mirada + k del color...solo las miradas amorosas disfrutan de las imagenes + sencillas.Un beso fuerte y suave a la vez,ja!
Al final termino enganchandome a esta pompa ya lo estoy viendo....

JITOX dijo...

Aun asi la imaginacion y la intensidadtendran su base en los datos que son recibidos por los ojos...

beso fuerte y suave a la vez se llama a los besos con pasion, no??? hehehhee

Me parece muy bien que te vaya gustando esto Nur

:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...