8 feb. 2010

Vivir en escala 1:32

La ilusión de imaginarlo, los propósitos creados comúnmente para alcanzar algo que muy pocos llegan a hacer en su vida, aunque a la mayoría nos apasiona. Quizás muchos lo califiquen de no querer huir de la infancia, otros que es un hobby para adultos, otros... Todo eso da igual. Prefiero ser un niño toda mi vida a morir lamentandome de algo.

Con todo ya propuesto, pasamos a la acción. Pero no antes de exhibir nuestros vehículos, de hacer los típicos ajustes de enteradillo de la materia con matices de estar flipados. ¡Hehehe! Así es, una mezcla de sonrisa tonta que se te escapa como la de Fernando Alonso cuando sabe que va a hacer algo grande pero intenta mentir para no desvelar sus cartas.

Tornillo arriba, tornillo abajo, tomamos el primer contacto...

Acto seguido montamos estructuras, hacemos que medio case, y ante semejante esfuerzo, se nos termina llendo de las manos y montamos algo preliminar para que el mono desaparezca.

Con más pena que gloria empezamos a "vivir" en escala 1:32. La mezcla de zonas restauradas, con las nuevas, con los apaños que nos quedan, proporciona un circuito grande pero pobre de conexiones y con muchos problemas para rodar a un buen ritmo. Todo esto cambiará...

Vivir a escala 1:32 es apasionante. Pasas de 0 a 60 km/h en tan solo 3 metros de distancia. Los accidentes son de verdad, y los coches lo sufren así que no esta nada mal tirar de superglue para reparar las colisiones desafortunadas.



Un Club está naciendo, una pasión común, una dedicación exaustiva y un trato diferencial están por llegar. Tardes de mover el cuello abobados siguiendo a un par de coches rodando por la pista, me recuerda a noches de romería atontados mirando el fuego de una fogata. Todo marcha, solo dejad que esto funcione. Esto se llama Slot y pronto seréis testigos de las cotas tan altas que puede alcanzar...

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...