10 jun. 2010

Historia de un amor ya olvidado


Desde hace ya bastante tiempo he sido asiduo a las redes sociales. Mi aventura con ellas surgió con Tuenti.

Días y días enganchado a esta red española, me proporcionó una amplio abanico de amistades que mermadas por el tiempo, había descuidado.

El principio fue todo un boom para mi. Enviaba invitaciones a mis amigos que no lo tenían, subía fotos a mansalva con el fin de conseguir mas amigos y estaba todo el día pendiente de mi tablón así como el de mis amiguitos.

De ellos surgieron muchos eventos y mas tarde mensajes privados. De ahí muchas actividades comunes, que en algunos casos fueron divertidas y en otras no tanto. Después de eso o mientras tanto (según se mire) incluso conocí el amor. Surjieron relaciones pasajeras como duraderas, y todo era estupendo.

Las visitas a mi perfil no paraban de aumentar cada día a un ritmo mas alto. Directamente relacionadas con mis visitas estaban las horas que invertía cada día desde el trabajo, desde casa, desde el móvil, ect...

Un balón de playa azul (tipo a los que regalaba nivea que todos recordamos) se iba inflando. En su exterior tenia un logotipo único con letras blancas. En el ponía "Tuenti". Todo era maravilloso...


Sin embargo y reacio a ello, un día enfermísimo en casa miré a la vecina de al lado (nunca mejor dicho) y decidí engañar a mi amado Tuenti con "otra" red social.

Recomendado, invitado e incitado anteriormente siempre tuve mi puerta cerrada a ella, pero cosas de las endorfinas que nuestro cerebro suscita en épocas de romances, decidí aparecer en aquel universo aun mas grande llamado Facebook.

Todo era un lió, mucho mas complejo y sobretodo lleno de jueguecitos, anuncios y solicitudes. En seguida comprobé, vía buscador por dirección de correo, que tenia muchisimos amiguitos allí, mas incluso que en Tuenti (con el que ya llevaba 2 añitos) y sobretodo gente mas mayor o fuera del ámbito cercano del cole y localidad.

Poquito a poco le cogí el truquillo y además logre sincronizarlo con mi teléfono y mi portatil siendo mucho mas rápido, intuitivo y eficaz para mis labores diarias.

A pesar de que todo era felicidad, algo no iba bien... Se estaba mascando un conflicto. Facebook tenía mejor sistema de privacidad, personalización, así como filtros para depurar tu muro y lo que considero muy importante, integrar las paginas habituales por RSS para estar informado sin tener que meterte en cada una de ellas.

Era la bomba, mi interés crecía exponencialmente al igual que mi tiempo aplicado. Sin embargo aun estaba con Tuenti. Socialmente había pasado de invertir mucho tiempo en una red a pasar el doble de tiempo por tener dos.

Al principio estaba confuso, pero no tarde mucho en darme cuenta que es lo que yo quería. Tuenti estaba en decadencia. Demasiadas cadenas de eventos (antes lo hacían por mail y ya me tocaba la moral) a las que no hacia mas que negarme a leer y aprobar. Por otro lado la cosa se estaba llenando de niños y fotos etiquetadas sin ningún sentido. La cosa pintaba mal.

En plena hecatombe, Google decidió meter mas pasta en su red social y plagio muchas de las cosas que facebook llevaba utilizando desde el principio de sus días. Incluyó chat, estados, paginas a seguir, ect...

Sin duda eso fue un punto de inflexión importante. En un principio la sencillez de Tuenti cautivo a mucha gente y el camino elegido para desarrollar su potencial no iba estrechamente pegado al de Facebook por mucho que algunos lo vean así. Sin embargo un bajon en sus altas y un conjunto de personas migrando a Facebook les hizo cambiar sus planes orientando su desarrollo imitando a la Red mas grande del mundo.

Mientras tanto casi había duplicado las amistades en Fb con respecto a Tuenti. Todos aquellos reticentes y exclusivistas de Tuenti dieron una oportunidad a Fb, ampliando mas aun mis amistades.

Tenia muchísima gente duplicada y la duda surgía donde felicitar o hablar. En un principio escribías lo mismo en los 2 sitios, hasta que llego el momento de posicionarse. Pensé que sería una buena manera de atraer y mencionar donde me podían encontrar si querían decirme algo.

Tengo que reconocer que funcionó. Poco a poco fui creciendo en Fb y hasta cree mi pagina sobre ::JitoXinspiroN:: para que los ya más de 100 fans siguiesen con tan solo un click sus entradas favoritas.

Por Tuenti todo seguía empeorando. Más spam, mas invitaciones para entrar en todas las discotecas del planeta, las mismas cadenas de chorradas una y otra vez repetidas, ect...

De un tiempo a aquí, decidí ir borrando mi cercanía a Tuenti y tan solo pasaba por allí durante un par de minutos cada 2 ó 3 días. Todo esto hasta ayer...


Ayer cerré una etapa importante de mi vida cibernetica. Di de baja mi cuenta en Tuenti. Al principio fue una sensación rara, como confusa por si no lo estaba haciendo bien.

Se me hacia raro el no tener una esa pestaña abierta junto con las otras 5000 en mi Safari (Navegador de Mac). Pero al poco tiempo me sentí liberado.

Recupero más tiempo para mi vida personal y dejo una adicción de lado. Ahora Facebook tiene todos mis ojos puestos. No será compartida con ninguna otra y tendré mas tiempo para dedicaros a todos.

Quién sabe si algún día me pasara lo mismo con la red de Microsoft... De momento prefiero seguir sintiéndome así...

Después de todo, sabréis donde encontrarme en cualquier momento...

Adios
Tuenti, lo nuestro no pudo seguir... algún día igual nos volveremos a encontrar en el camino, mientras tanto cuidate...

2 comentarios:

Maka yo dijo...

La foto de la muñeca me da miedo...

JITOX dijo...

Es de tuenti... hahahahaha!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...