16 sept. 2010

Noches en Mapa Bits y sueños con melocotones


Inesperados e irrepetibles momentos surjen en mis noches. De la nada apareces y eres capaz de robar toda mi atención y dedicación.

Todo pasa a otra dimensión. El mundo en el que vivo se convierte en algo secundario. Otro universo se abre ante mi. Un lugar donde desgraciadamente todo esta limitado a una cantidad de bits unidos.

Es cierto que, como todo mapa de bits, cuanto más grande quiero verte, más difícil se me hace enfocarte. Es un juego en el que la iluminación, la distancia y la resolución cobran un papel muy importante. Aun así las dimensiones se reducen creando un espacio infinito donde lo tangible queda muy lejos.

Puedo verte, pero no tocarte.

Es un gran paso adelante, pero como la mala droga es adictivo y caprichoso. Ya no solo me vale mirar, necesito estar, ser y sentir... Mi cabeza ha modificado mis preferencias y las ha acentuado.

Priorizar se ha convertido en lo primordial y no puedo soportar la idea de que aun falten 35 días para tenerte en mis brazos. Va a ser una larguísima espera que día a día se hará más ardua. El tiempo será eterno y mi rutina me irá ahogando pensando en el día 21.

Cada minuto que pase la inseguridad más grande irá tomando el control más absoluto de mi personalidad. Solo quiero que todo sea perfecto.

Pero como ya sabes no solo te encargas de crear una ilusión en mi, te has convertido en un objetivo. Aquello que quiero conseguir con todas mis fuerzas y que en cada momento sueño. Cada uno es dueño de sus sueños, y tan solo tienes que poner los medios necesarios para conseguirlos. Luchar, luchar y luchar para ir acercándote poco a poco a ellos. En eso consiste la vida.

La felicidad, el sufrimiento, el dolor, la alegría, la motivación y demás nace en ese largo camino a recorrer. Tu ángel de la guarda luchara contra tu demonio interno y tan solo aquello que deseas de verdad será capaz de conseguir. Rendirse nunca fue una opción, no para ti, no para mi, desde luego que no.

Mientras tanto, voy saciando mi hambre por medio de esos tonos 255,21,21 en RGB ( lo que coloquialmente se conoce en internet como ff1515) reflejados en la proyección de tu rostro.

Imagino el sabor del melocotón mucho más allá de mi conciencia llegando a ser una obsesión del subsconciente en mis acalorados sueños de las noches de casi otoño.

Me gusta comprobar que tu inseguridad te hace más sexy y que hasta tus pucheros empiezan a tener algo de efecto en mi.

Pero de momento, solo podré conformarme con asomarme a la ventana y comprobar puedo tocar otro universo con las yemas de los dedos aunque sea por medio de una más que dudosa conexión por Wifi y unos botones con letras escritas encima.

Paciencia Juan, paciencia...

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...