29 jul. 2010

Que poco cuesta ser feliz...


Tan pronto como eres capaz de abandonar el estres, la rutina y las preocupaciones, surge una nueva forma de vivir totalmente opuesta al día a día.

Decimos adios a los horarios así como a la necesidad de ir a un ritmo digno de maratón. Las pulsaciones bajan, nuestra cabeza se enfría y nuestro cuerpo se relaja.

Disfrutar de la sencillez es fácil si se sabe como. Para ello y como mejor aliado lo mejor son las vacaciones. Momentos irrepetibles con los que mañana reiremos y nos evadiremos para encontrar un futuro mejor.

Placeres sencillos a ritmo de chill out que nos hacen ver la caída diaria del sol sin preocuparnos de lo que vendrá mañana. Ciclos y ciclos continuos y estrictamente aleatorios de sueño inhundan nuestras vidas superando sin molestias nuestras fases rem.

Energía natural percibida por los poros de la piel y agradecida en tinte de melamina en nuestra frente genera satisfacción nuestros rostros.

Calurosas tardes impregnadas de la sal que moja los interminables paseos de todo aquel que se acerca a ella, siendo el refugio de las tambien noches raveras de la zona.

Alimentarse siguiendo el capricho del olfato, hace sumar ese puntito extra de bienestar.

Tiernas caricias teñidas con brotes de saliva derramadas y extendidas por sus labios inmortalizan encuentros tan fugaces como eternos, capaces de sacar una insolita sonrisa al recordarlo en la soledad interior que genera el estar rodeado de personas que ni tan siquiera lo imaginan.

¿Y mañana qué? Pues ya se verá... De momento tan solo actualizo mi blog.

¿Qué cómo me va la vida? Sin duda, estupendamente.

3 comentarios:

Maka happy nice day dijo...

Pues me alegro mazo loko!!

Como ser feliz dijo...

Muy bueno, a mi tambien me va a ir estupendamente :) Saludos.

Clivia dijo...

¡¡¡¡Que PERRO eres!!!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...