27 sept. 2010

Hilos de colores sugestionan mi suerte


Pues parece que el otoño ya esta aquí. Para nada me ha dado pena el sacar y empezar a utilizar de nuevo las sudaderas y jerseis, es más, por el contrario creo que nos hacen a todos mas guapos.

Fin de semana duro donde el jueves todo fue a mal. Por la mañana de la que desayunaba en el curro, mi pulsera de la suerte se rompía. Algo iba a suceder. Algo malo.

Desde hace mucho tiempo, llevo en mi muñeca izquierda una pulsera de hilo de las míticas que venden los peruanos 2 por 1 €. El valor económico es ridículo en comparación con el que le doy yo espiritualmente.

Bueno como iba diciendo, algo se presagiaba...

Esa misma tarde al salir a dar un inocente paseo en bici por el campo, mi acompañante se cayó con tal mala suerte que necesitamos rescate y posterior hospitalización. El pobre esta hecho un cromo y ahora esta recuperándose, pero el susto fue grande.

El viernes, tenía una cita importante con el traumatólogo. Mi rodilla llevaba tiempo mal, muy mal. Mi impresión es como si no hubiese cartílago entre los huesos de la rodilla y el consecuente dolor al hacer cualquier cosa era evidente y en aumento con respecto a cada día que pasaba.

Mis peores augurios parece que se cumplían. Esto no tiene cura y debo olvidarme de los deportes que me roban el sueño. Fuera bicis, fuera ski, fuera correr y lo que eso conlleve, etc...

De momento lo único que puedo hacer es fortalecer el basto interno para proteger mi articulación.

Como yo soy como soy, solo pude salir a celebrarlo haciendome una marchita en bici de 25 kilómetros a (y nunca mejor dicho) "toda hostia".

Eso termino por agotarme, bueno eso y el catarro que arrastro desde que una que yo me se me lo contagió el miércoles...

No obstante decidí reposar. Todo parecía oscuro.

El finde ha ido transcurriendo con pequeños detalles que a veces no les damos mucha importancia pero que tienen una gran trascendencia en las épocas venideras... Creo que he sabido aprovecharlos y sacar buenas conclusiones de cada una.

Hoy un día de grandes emociones, volví a rodar en la bici y luego comprobé el show del mejor piloto de todos lo tiempos. Alonso volvió a hacerlo, volvió a darnos una lección que jamás olvidaremos. Muchos son fans de Alonso, yo sin embargo voy mas allá. Yo soy Fernando Alonso.

Tengo esa convicción, esa actitud, esa fortaleza mental y sobre todo se que puedo conseguir todo lo que me propongo. Por eso verle en lo mas alto me hace creer.

Es grande, muy grande y para celebrarlo un cocidaco "marca de la casa" ( sin quitarle los gases a los garbanzos que me están destrozando....).

El domingo nos junto de nuevo a todos. Los propósitos buenos, el clima limitado, pero el mañana es esperanzador.

Hacía tiempo que no tenía tanta confianza en mi y en mis posibilidades, parece mentira que no tenga puesta mi pulsera de la suerte. He visto la otra cara del peligro y soy mas cauto pero no por ello mas conservador.

Esperaré a que alguien me ponga de corazón esa pulsera que me vuelva a dar equilibrio espiritual, ya que el moral lo tengo a tope.

Por cierto, ¿aún no os he contado que me voy a Oporto? Pues parece que si...

Un email me llegó confirmando mi itinerante con los horarios y pagos hechos... que bueno, ¿qué no? ¡hehehehe!

Cuando menos te lo esperas algo bueno puede pasarte... solo estate ahí para cogerlo...

2 comentarios:

Maka lanza esperanzas dijo...

¡¡¡ANIMO LOKO!!!
Y este finde... ¡¡GETAFE estalla!!
jejejeje...

PI dijo...

Joder!! que percal Juan madre mia...ya me detallaras!
Por cierto a Oporto? No me estraña que no ahorres jaja.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...